Páginas

sábado, 2 de abril de 2011

ESPAÑA CON HONRA. Manifiesto revolucionario de Cádiz (1868)

ESPAÑOLES: 

La ciudad de Cádiz puesta en armas, con toda su provincia, con la armada anclada en su puerto, y todo el departamento marítimo de la Carraca, declara solemnemente que niega su obediencia al gobierno de Madrid, segura de que es leal intérprete de todos los ciudadanos que en el dilatado ejercicio de la paciencia no hayan perdido el sentimiento de la dignidad, y resuelta á no deponer las armas hasta que la Nacion recobre su soberanía, manifieste su voluntad y se cumpla. (...)

Si hiciéramos un examen prolijo de nuestros agravios, mas difícil sería justificar á los ojos del mundo y de la historia la mansedumbre con que los hemos sufrido, que la estrema resolucion con que procuramos evitarlos.

Que cada uno repase su memoria, y todos acudireris á las armas.

Queremos que una legalidad común por todos creada tenga implícito y constante el respeto de todos. Queremos que el encargado de observar la Constitución no sea su enemigo irreconciliable.

Queremos que las causas que influyan en las supremas resoluciones las podamos decir en alta voz delante de nuestras madres, de nuestras esposas y de nuestras hijas; queremos vivir la vida de la honra y de la libertad.

Queremos que un gobierno provisional que represente todas las fuerzas vivas del país asegure el órden, en tanto que el sufragio universal echa los cimientos de nuestra regeneracion social y política.
Contamos para realizar nuestro inquebrantable propósito con el concurso de todos los liberales, unánimes y compactos ante el comun peligro; con el apoyo de las clases acomodadas, que no querrán que el fruto de sus sudores siga enriqueciendo la interminable serie de agiotistas y favoritos; con los amantes del orden, si quieren verlo establecido sobre las firmísimas bases de la moralidad y del derecho; con los ardientes partidarios de las libertades individuales, cuyas aspiraciones pondremos bajo el amparo de la ley; con el apoyo de los ministros del altar, interesados antes que nadie en cegar en su origen las fuentes del vicio y del mal ejemplo; con el pueblo todo y con la aprobación, en fin, de la Europa entera; pues no es posible que en el consejo de las naciones se haya declarado ni se decrete que España ha de vivir envilecida. (...)

Españoles (...): acudid a las armas, no con el impulso del encono, siempre funesto; no con la furia de la ira, siempre débil, sino con la solemne y poderosa serenidad con que la justicia empuña su espada. ¡Viva España con honra!
Cádiz, 19 de septiembre de 1868. 
Duque de la Torre - Juan Prim - Domingo Dulce - Francisco Serrano Bedoya - Ramón Nouvilas - Rafael Primo de Rivera - Antonio Caballero de Rodas -
Juan Topete. 


La correspondencia de España. Diario universal de noticias. España con honra. Revolución gloriosa. 1868
Página segunda de "La Correpondencia de España" 29.09.1868
El fragmento que he reproducido en esta entrada forma parte del manifiesto revolucionario dado por los militares sublevados en Cádiz entre el 18 y el 19 de septiembre de 1868. Este manifiesto fue ampliamente difundido por los medios de comunicación de la época. La fuente a la que he acudido para transcribir esta selección ha sido "La Correspondencia de España. Diario Universal de Noticias. Martes 29 de septiembre de 1868. Madrid". Este diario reprodujo el manifiesto revolucionario en su segunda página. En este mismo número del diario se informaba a los lectores que, después del triunfo de los generales Serrano y Caballero de Rodas frente al ejército realista del marqués de Novaliche en el puente de Alcolea, la revolución había triunfado y que el gobierno de doña Isabel de Borbón había dejado de existir.


Profesor Antonio Martín Martín
Última revisión: 27 de septiembre de 2012

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada