Páginas

jueves, 27 de septiembre de 2012

Abril de 1865: represión de una concentración estudiantil en Madrid

En abril de 1865 un numeroso grupo de estudiantes de Madrid inició una manifestación de apoyo al rector de la Universidad Central, Juan Manuel Montalbán, que había sido apartado de su cargo por negarse a destituir al catedrático de Historia Emilio Castelar, por haber escrito un artículo el día 21 de febrero en el diario La Democracia titulado ¿De quién es el Patrimonio Real? 

La manifestación se inició el 8 de abril y duró varios días, siendo especialmente trágica la Noche de San Daniel, también llamada La Noche del Matadero (10 de abril de 1865). Lo que empezó siendo una demostración de apoyo juvenil a los profesores universitarios destituidos por expresar libremente sus ideas políticas se terminó convirtiendo en una masacre en la que murieron más de diez personas y fueron heridos otros cientos. 

Las fuerzas de orden público actuaron de una manera contundente e indiscriminada sobre todos los transeúntes que se encontraban por la calle, tuvieran que ver o no con la manifestación. 

He realizado una búsqueda de hemeroteca y he seleccionado algunos fragmentos de artículos periodísticos escritos durante esos días en el Diario La Iberia, en los que se narra lo que durante esos trágicos días sucedió en Madrid. 

Manifestación estudiantil de 1865 en Madrid. Noche de San Daniel - La Noche del Matadero. La Iberia. Diario Liberal
La Iberia. Diario Liberal. Domingo 9 de abril de 1865

Nuestros lectores saben, y todo Madrid sabía ayer que los estudiantes de la Universidad de esta córte tenian dispuesto obsequiar anoche con una serenata al señor don Juan Manuel Montalban, separado de su cargo de rector, por el tino, el acierto y dignidad con que ha llenado las delicadas funciones de su puesto. Habían solicitado de antemano al competente permiso de la autoridad civil, quien lo otorgára sin el menor reparo, según consta en el siguiente oficio: 

"Se autoriza al señor marqués de Florida, para que con otros compañeros suyos, alumnos de la Universidad central, dén una serenata en la noche del dia 8 del corriente en la calle de Santa Clara. Quedan los concesionaros obligados á conservar el órden durante el acto de la música. 
Madrid, 7 de abril de 1865. 
Por órden, 
M. GARCIA SANCHEZ"
(Hay una rúbrica) 

Pues bien: algun tiempo antes de la hora convenida, y anunciada por todos los periódicos, la autoridad ocupó con grande aparato de fuerza las avenidas de la calle de Santa Clara, donde tiene su domicilio el señor Montalban, y al llegar los estudiantes y la multitud que en las grandes poblaciones acude naturalmente á presenciar estas solemnidades, se vió detenida en las esquinas y rechazada por las fuerzas que fueron creciendo en proporción que iba aumentando el número de los concurrentes.
Como no era difícil de prever, los estudiantes y el público demostraron su disgusto de la espresiva manera que suele verificarse en las grandes reuniones, y esto dio lugar á cargas de caballería, á disparos de fusil y á ataques á la bayoneta contra una multitud indefensa y pacífica, que acudió á aquel sitio porque el gobierno civil había permitido la reunion.
Escusado es decir que inmediatamente desplegó el Gobierno el más formidable aparato militar; que hubo corridas, sustos y desgracias, y que el único responsable de ellas es el que concediendo autorización para la serenata, dio lugar a la aglomeración de gentes que se vieron chasqueadas, pues que en vez de la serenata se encontraron con fuerza armada que las rechazaba.
Esta es la historia verídica e imparcial de los hechos, y aunque mil reflexiones se agolpan á nuestra imaginacion, creemos prudente por hoy reducirnos al papel de cronistas. Nos contentaremos solo con decir que el Gobierno ha provocado los sucesos.
Ya puede Narváez escribir una batalla más en su hoja de servicios, puesto que en la Puerta del Sol dirijia de gran uniforme la batalla contra estudiantes indefensos que tuvieron tranquilidad de sufrir las cargas á la bayoneta sin inmutarse y sin retroceder, en las cuales hubieran seguramente sucumbido, si los oficiales y los soldados hubieran cumplido al pié de la letra las órdenes que les daban, y no se hubieran detenido ante jóvenes, la mayor parte imberbes y todos indefensos.
¡Y estos Gobiernos se llaman Gobiernos de órden!
¡Ah! ¡Lo que anoche presenciamos nos haría reir por lo ridículo, si no nos indignára por los torpe y peligroso! 




Manifestación estudiantil de 1865 en Madrid. Noche de San Daniel - La Noche del Matadero. La Iberia. Diario Liberal
La Iberia. Diario Liberal. Martes 11 de abril de 1865

No podemos hablar de los sucesos de ayer, porque lo que nos ocurrió y ocurrió á la mayor parte de nuestros colegas el domingo, nos demuestra que cuanto escribiéramos sobre este asunto, serviría solo para entretenimiento del fiscal, el juez de imprenta y los tribunales de justicia; pero creemos que nos será permitido insistir en que la culpa de todo lo que pasa, está en el poco tacto del Gobierno.
Podia haber permitido la serenata cuando se la pidió permiso para ella.
Podia, habiéndose dado  el permiso, haber dejado que la serenata hubiera tenido lugar.
Podia haberse retirado el permiso en tiempo oportuno y haberse impedido de este modo, sin necesidad de emplear la fuerza, la acumulacion de gente chasqueada en la calle Santa Clara.
Podia haberse deshecho el tumulto sin desplegar la fuerza que se ha empleado.
En cualquiera de estos cuatro casos no hubiera sucedido cosa alguna.
(…)
Los alardes de fuerza que se han hecho, y que se están haciendo; esas precauciones militares, que son tan grandes como si hubiera una revolucion, ¿no son una alarma, no son una escitacion?
Son tres dias los que llevamos de alarma; son tres dias los que llevamos de precauciones militares, y todo ¿por qué? Porque el Gobierno se ha asustado de una manifestación de los estudiantes, y en vez de haber procurado destruirla por medio de la autoridad municipal, que de seguro lo hubiera conseguido, ha empleado más recursos que para vencer una gran rebelion.
(…)
Las víctimas producidas por estos alardes de fuerza, por esta situacion tirante que ha podido y debido evitarse, ¿sobre quién va a recaer?
¿Quién será el verdadero responsable?
¿Quién es aquí el perturbador?
Siempre que manda Narváez suceden cosas semejantes; pero nunca hemos visto cosa igual á la que estos dias está sucediendo.
¡La caballería, la infantería y la artillería en campaña, porque los estudiantes han silbado al rector!
Esto en verdad es el origen de la cuestion.
¿En dónde estamos? ¿Es esto conservar el orden ó provocar el desorden?
(…)
El pueblo debe comprender tambien, que nada puede hacer hoy tanto daño al Gobierno como que el país no se dé por entendido, y se contente con encojerse de hombros ante los alardes del Gobierno. M
(…)
Nuestro número de anteayer fue denunciado y secuestrados los ejemplares que habia tirados, obligándonos á hacer una nueva edicion, aun á costa de grandes sacrificios, para que nuestros suscritores no carecieran del periódico.




También fuimos ayer secuestrados y denunciados.
Decíamos que en nuestra opinión no eran necesarias las medidas tomadas por el Gobierno para restablecer el Órden público, (…)
Aun cuando hubiéramos errado en nuestra apreciacion, no creíamos haber cometido delito alguno. Pero se nos acusa de calumnia.


Manifestación estudiantil de 1865 en Madrid. Noche de San Daniel - La Noche del Matadero. La Iberia. Diario Liberal
La Iberia. Diario Liberal. Martes 12 de abril de 1865
SUCESOS DEL DÍA
Escenas de la calle de Sevilla.
A las ocho circulaban tranquilos los ciudadanos por la Carrera de San Jerónimo.
A las ocho y media las parejas de caballería de la Guardia daban frecuentes cargas á los transeuntes, haciendo correr á las mujeres de pavor.
A las nueve la circulacion era escasísima, lo que parecia irritar á los perseguidores, puesto que viendo no tenian contra quién ejercer su fuerza, trataron á escitacion de un sargento de cargar contra el portal del Casino, donde en la actitud más tranquila se hallaban unos treinta sócios, pertenecientes a diversos partidos políticos. Se cerró la puerta y el ataque se redujo á improperios y […] dadas contra ella.
(…) atravesó la Carrera de San Jerónimo viniendo de la Puerta del Sol, un piquete compuesto de unos veinte guardias de infantería y una cuarta de caballería, al mando de un teniente. Al llegar frente á la calle de Sevilla, esta fuerza hizo alto frente al  almacen de ultramarinos de Piñairo. Un sargento se avanzó hacia la esquina y disparó su arma. Seguidamente toda la fuerza hizo una descarga hacia la calle de Sevilla, de la que no partió grito ni menos accion provocativa de ningún género. En seguida el peloton armado siguió su marcha sin ser hostilizado.
Esta escena la presenciaron desde los balcones del Casino más de cuarenta sócios, que retrocedieron al interior poseidos de horror e indignacion.
Desde los balcones del establecimiento que dan á la calle de Sevilla, se vieron enseguida dos hombres que yacian por tierra bañados en sangre.
El sócio señor Vallejo bajó con dos criados por la puerta que dá al callejon de Gitanos, y recojió á uno de ellos, hombre del pueblo, jóven como de treinta años, que tenia una profunda herida en un muslo.
Subido a los salones del Casino, dos facultativos que se hallaban presentes le hicieron la primera cura; pero la herida habia […] una artéria, la hemorragia era terrible, y por más esfuerzos que se hicieron, y aunque con riesgo de la vida se trajeron de la botica más próxima algunas medicinas, sucumbió á la media hora, sin recibir ni aun los sacramentos.
No pudo venirse en conocimiento el nombre de este desgraciado.
En los mismos instantes, otros sócios trasladaron al local de la Sociedad a otro herido, que era don Alfonso de Nava, nieto del marqués de Torrehermosa, el cual habia recibido un balazo que le habia atravesado el pecho sobre la tetilla izquierda, saliendo el proyectil por la espalada.
Este infortunado caballero conservaba aún el conocimiento; pero un derrame interno acabó con su existencia á los pocos minutos, siendo inútiles los cuidados que se prodigaron.
El espectáculo que presentaban los salones del Casino, cuajados de gentes en cuyos rostros se pintaba la más dolorosa indignacion, y de cuyos lábios salian unánimes anatemas contra los infames promovedores de esta carnicería, era bien clara muestra de los sentimientos de todos los ciudadanos honrados.
El cuadro desgarrador que ofrecía la parte de los salones convertida en hospital de sangre, tomó nuevos tintes más conmovedores con la presencia trájica de la jóven esposa del infortunado señor Nava, que habiendo tenido fatalmente noticia de la catástrofe de que habia sido víctima su marido, acudia perdida de dolor á recoger sus últimos suspiros, y viéndose piadosamente engañada por los que la rodeaban, que le negaban la presencia del herido en el local, se entregaba á los más tiernos sollozos, llamando á gritos al que espiraba á pocos pasos de ella, sin tener el supremo consulelo de estrecharla contra su pecho, atravesado por las balas asesinas.
(…)
Con los satos personalmente recojidos por nosotros, hemos formado el siguiente estado:
Heridos que se curaron anteanoche en las Casas de Socorro que á continuacion se espresan:

Plaza del Progreso
12
Calle de Jacometrezo
34
Id. de Fuencarral
10
Id. de Silva
1
Total
57
Además se curaron en el principal

16
Total general
73
No se comprenden en esta relacion los muchos que se retiraron á sus casas ó que fueron socorridos en los cafés y casas particulares.

Selección y transcripción de los artículos realizada por el profesor Antonio Martín Martín

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada