Páginas

jueves, 17 de febrero de 2011

Fragmento de "Cartas de España" de José María blanco White. 1801

En el texto anterior uno de los personajes hace referencia a la peste amarilla que asoló Andalucía entre 1801 y 1804. Lee el siguiente fragmento en el que un sevillano, contemporáneo a dicha epidemia, describe dónde y cómo surge la enfermedad y con gran ironía comenta la manera de proceder de las autoridades competentes.

La fiebre amarilla, que había surgido en Cádiz unos meses antes, apareció en el populoso arrabal de Triana, al otro lado del Guadalquivir. (…) Los progresos de la enfermedad fueron lentos al principio y limitados a una acera de la calle en que empezó. Las primeras autoridades convocaron a los médicos a reuniones extraordinarias. (…) El pueblo, ignorante del peligro que lo amenazaba, acudía en masa a estas reuniones para divertirse a costa de los doctores, que se convierten en pendencieros y quisquillosos cuando se pican unos con otros. Algunos de los más competentes se atrevieron a declarar que la fiebre era contagiosa, pero su voz fue ahogada por el clamor de la mayoría (…). Mientras tanto la enfermedad cruzó el río y (…) comenzó a hacer estragos dentro de las antiguas murallas de la ciudad. Ya era hora de alarmarse, y en efecto, las autoridades dieron las primeras señales de preocupación. Pero no va a dejar de sorprenderle a usted la originalidad de las medidas tomadas. No se decretó la separación de la parte enferma de la ciudad de la parte sana, ni tampoco se arbitró ningún medio para atender y hospitalizar a los enfermos pobres. (…) las autoridades civiles sabiamente resolvieron solicitar del arzobispo y del Cabildo catedral la celebración de las solemnes plegarias llamadas rogativas, que se hacen en tiempos de calamidad pública. (…) durante nueve días seguidos se celebraron las rogativas en la Catedral.
Cuando el pueblo notó que (…) la enfermedad seguía avanzando a paso rápido, empezó a buscar otro medio más eficaz de conseguir la ayuda de los cielos. Los más ancianos sugirieron que se exhibiera en lo alto de la torre conocida con el nombre de Giralda, el Lignum crucis, es decir, un fragmento de la verdadera cruz, considerado como una de las reliquias más preciadas de la Catedral hispalense. Se acordaban muy bien de que, en cierta ocasión, a la vista de la milagrosa astilla, una espesa nube de langostas que amenazaba asolar los campos vecinos levantó el vuelo y huyó a otro lugar, probablemente a cualquier país pagano. Se creía que el lignum crucis purificaría ahora la atmósfera y acabaría con la infección.


Blanco White, José María. Cartas de España. Carta quinta. Sevilla 1801.
Madrid. Alianza Editorial, 1972.
 Selección y transcripción realizada por el profesor Antonio M. Martín Martín

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada